enfriamiento

Controlar adecuadamente el sistema de refrigeración de tu vehículo ayuda a mantener el motor, el radiador y tu cuerpo en una temperatura cómoda. Cuando el servicio del sistema de enfriamiento y calefacción es realizado, nuestros expertos se encargan de drenar el anticongelante viejo del radiador y de llenarlo con anticongelante nuevo. El servicio integral también incluye el control, la prueba y la inspección de lo siguiente:

  • Niveles de refrigerante del radiador
  • Daños y pérdidas de anticongelante del radiador
  • Temperatura de aireación del interior del acondicionador de aire
  • Ventilador y controles del sistema de enfriamiento y calefacción
  • Mangueras
  • Presión del sistema de enfriamiento en comparación con las especificaciones del fabricante
  • Tapa de presión del acondicionador de aire
  • Termostato
  • Correa del compresor

  • ¿Cuáles son los beneficios del servicio de refrigeración y calefacción para mi vehículo?

    Tanto el acondicionador de aire como la calefacción funcionan con el mismo anticongelante, por eso la descarga y el llenado del anticongelante del radiador permiten que motor funcione más fresco y evitan el sobrecalentamiento, el congelamiento y la corrosión.
    Con el tiempo, las propiedades anticorrosivas y lubricantes del refrigerante comienzan a debilitarse permitiendo la formación de óxido, corrosión y depósitos de minerales en todo el sistema de enfriamiento que pueden causar daños potenciales al motor.

  • ¿Con qué regularidad debo vaciar y reponer el refrigerante?

    Cambiar el anticongelante de tu radiador forma parte del mantenimiento básico y la mayoría de los fabricantes recomiendan realizar el servicio del sistema de enfriamiento cada dos años.